Seleccionar página

 

BUSTO DEL GENERAL CASTAÑOS EN ALGECIRAS

 

 

D. Francisco Javier Castaños Aragorri

 


Lugar y fecha de nacimiento:           Madrid 22 de abril de 1758.

Lugar y fecha de fallecimiento:       Madrid 24 de noviembre de 1852.

Lugar de enterramiento:                     Mausoleo de la Iglesia de la Encarnación Bailén (Jaén)    


 

D.Francisco Javier Castaños Aragorri, con tan sólo 10 años, fue nombrado por Carlos III capitán de infantería, en reconocimiento de los servicios prestados por sus antepasados. 

Mas tarde comenzó sus estudios militares en Madrid, en el Real Seminario de Nobles situado en la calle Princesa. Dicho edificio, que fue utilizado posteriormente como hospital militar, sufrió un incendio en 1889 y actualmente ya no existe.

Por motivos familiares (cuidar de su padre, el también militar D. Juan Felipe Castaños Urioste) se trasladó a Barcelona, donde finalizó sus estudios militares.

En 1774,cuando muere su padre, es trasladado a Cádiz para que forme parte del Regimiento de Saboya.

Durante el Sitio de Gibraltar (1780-1783), participó con el ejercito español para recuperar la plaza que perdió España durante la Guerra de Sucesión en el 1704. Esta tercera intentona también resulto fallida y no se pudo liberar.

En 1782, fue ascendido a sargento mayor (comandante) tras su gran actuación en la guerra contra los ingleses para recuperar Menorca.

En 1784, fue ascendido a teniente coronel y se quedó en Cádiz hasta que en 1786, se traslada a Orán para guarnecer la plaza.

Desde Orán embarcará para ir a Menorca en el año 1789, pero dos años más tarde volvería para defender la plaza de Orán y expulsar a los marroquíes que la tenían cercada. En septiembre de este mismo año 1791, tiene que acudir con su Regimiento Saboya en defensa de Ceuta. 

REAL SEMINARIO DE NOBLES DE MADRID

 

En 1792, es ascendido a coronel al mando del Regimiento Africa. Con este Regimiento, luchó contra los franceses entre 1793 y 1795, durante el combate fue herido en la cabeza, salvando la vida gracias a la acción de los granaderos del Regimiento Africa. Por su gran comportamiento en la batalla recibió el título de Brigadier.

Vuelve a resultar herido, esta vez de mayor gravedad, tras recibir el impacto de una bala en la cabeza, en la defensa del monte de San Marcial (Irún-Guipuzcoa). Sus hombres, con gran dificultad por lo abrupto del terreno, lograron ponerlo a salvo.

En 1795, es nombrado mariscal de campo 

Los siguientes años los pasó en Madrid acuartelado, siendo desterrado por Godoy a Badajoz en 1799 y permitiéndosele regresar al año siguiente para hacerse cargo del mando de una división destinada a atacar las posesiones inglesas en Ultramar. Pero esta división no llegó a zarpar, pues los ingleses atacaron la Península desembarcando cerca de Ferrol, en cuya defensa intervino Castaños con gran éxito, frustrando los planes del enemigo.

Disuelta la citada división, volvió de cuartel a Madrid, pero fue recompensado con el ascenso a teniente general en el mes de octubre de 1802.

Más tarde fue nombrado comandante general en el Campo de Gibraltar.

En 1805 tuvo lugar la batalla de Trafalgar (famosa batalla del almirante Nelson) (primer libro de los Episodios Nacionales de Benito Perez Galdos) donde una armada franco-española fue derrotada en el cabo de Trafalgar (Cádiz) por la armada británica. D. Francisco Javier Castaños, en su condición de comandante general en el Campo de Gibraltar, se preocupó de la situación de los prisioneros españoles caídos en la batalla de Trafalgar. 

 

CUADRO DE LA BATALLA DE TRAFALGAR 

PUESTA DE SOL EN TRAFALGAR (CADIZ)

 

Tras los hechos acaecidos en Madrid el 2 de mayo de 1808, el alzamiento del pueblo de Madrid contra las tropas francesas, D. Francisco Javier Castaños decide contactar con el gobernador de Gibraltar para conseguir el apoyo de las tropas inglesas y poder organizar la defensa de Andalucía. La Junta de Sevilla, ante la carencia de gobierno, puesto que el Rey (Carlos IV) y su valido (Godoy) se encontraban en manos francesas, decide alzarse el 27 de mayo contra los franceses y posteriormente, el 6 de junio de 1808, declarara la guerra.

Fue nombrado jefe del Ejército de Andalucía por la Junta de Sevilla y se trasladó a Sevilla para comenzar a organizar la defensa de Andalucía. Un paso clave era Sierra Morena (sistema montañoso que separa Andalucía de Castilla).

El general francés Dupont, se acercaba con sus tropas para atravesar Sierra Morena y llegar a Andalucía occidental. Sin embargo se encontró con una gran resistencia en el puente de Alcolea (Córdoba) en la batalla del 7 de junio de 1808, aunque logró la victoria y llegó hasta Córdoba, donde las tropas francesas cometieron todo tipo de tropelías.

 

GENERAL DUPONT

 

Sin embargo ante la noticia de la organización del ejército en Sevilla, decidió retirarse de Córdoba y se dirigió a Andújar (Jaén).

Desde Utrera, Castaños procedió a organizar a los numerosos batallones de ciudadanos (serían conocidas como milicias nacionales) que junto con el ejercito, trataban de organizarse en la defensa de España.

A finales de junio de 1808, ya estaba conformado un considerable ejercito formado por tres divisiones. Partió hacia Córdoba, en busca del ejercito francés y con el propósito de encontrarse con otro ejercigo que venría de Granada al mando del general Escalante. Estas cuatro divisiones quedaron al mando de los generales Reding, Coupigny, Jones y De la Peña.

Siguieron su avance hasta el pueblo jienense de Bailén donde el 19 de julio de 1808, tendría lugar la batalla que cambió la historia del gran ejercito francés de Napoleón. Hasta la fecha era sin lugar a dudas el ejercito más fuerte del mundo.

Fue una batalla muy dura, especialmente por las condiciones climatológicas, el calor era insoportable y la caballería francesa era muy superior a la española, pero el tesón de nuestros hombres logró que finalmente se impusieran al ejercito francés. (La Batalla de Bailén, Episodios Nacionales de Benito Pérez Galdós).

El 22 de junio, Castaños y Dupont, firmaron las Capitulaciones de Andujar. Ocho días más tardes José Bonaparte (hermano de Napoleón) que había sido nombrado rey de España, se vio obligado a abandonar Madrid.

CUADRO DE LA RENDICION DE BAILEN

Castaños regresó a Sevilla donde la Junta le nombraría Capitán General.

A mediados de agosto de 1808, Castaños se dirige a Madrid y allí fue nombrado presidente de la Junta Militar quedando al mando del Ejercito del Centro.

El 23 de noviembre volvió a enfrentarse contra los franceses, pero esta vez fue derrotado. Se unieron los ejércitos del Centro y los de Aragón, pero no se coordinaron correctamente y cosecharon una gran derrota.

Esta actuación le costó un consejo de guerra del que salió absuelto.

En 1810, formó parte del Consejo de Regencia, que se estableció en la isla de León (Cádiz) y tomó el mando del Quinto Ejercito, el cuál estaba muy diezmado tras la campaña de Extremadura. Aún así, se dirigen a Olivenza (Badajoz), apoyados por el ejercito inglés dirigido por William Beresfor (mariscal del ejercito inglés) y logran tomar la plaza.

Posteriormente se dirigen hacía Badajoz, apoyados por el ejército del general Blake (capitán general español) y en el pueblo de Albuera (Badajoz) se enfrentaron a las tropas francesas del mariscal Soult, acción que obligó a retirarse al mariscal francés.

Por esta acción se le concedió al general Castaños la Gran Cruz de Carlos III.

Siguieron su campaña por tierras extremeñas y en Valencia de Alcantara (Cáceres), derrotó a la División de Girard en Arroyomolinos (Cáceres).

En 1812 contribuyó con parte de sus tropas a la reconquista de Badajoz.

Apoyó a Arthur Wellesley, más conocido como el duque de Wellington, con las divisiones de Morillo y Penne en la batalla de Arapiles (Salamanca). También le apoyó en la toma de Burgos y en su posterior repliegue a Ciudad Rodrigo (Salamanca).

El 21 de junio de 1813, participó en la batalla de Vitoria, manteniendo su puesto de mando en Burgos. Posteriormente también tomó parte en la batalla de Tolosa (Navarra).

Volvió a Madrid y fue el encargado de recibir en el año 1814, al Consejo de Regencia (heredero de la Junta Central Suprema Gubernativa, nacida por la unión de varias juntas provinciales en 1810).

Tras la salida de Napoleón a la isla de Elba (actualmente pertenece a Italia, pero en aquella época pertenecía a Francia) Castaños pasó al mando del Ejército de Observación, con el que entró en Francia en la zona del Rosellón.

Tras la derrota sufrida por los ejércitos de Napoleón en Waterloo, Castaños regresó a España y se hizo cargo de la Capitanía General de Cataluña.

Fernando VII hijo de Carlos IV, asumió el reinado de España e impulsó una vuelta al absolutismo, anulando la Constitución de 1812 de corte liberal. Esto provocó que algunos liberales, incluidos militares, se rebelaran contra esta situación.

En 1815, Fernando VII le concedió, la gran cruz de San Fernando, la gran cruz de San Fernando y la gran cruz de Isabel La Católica.

El 5 de abril de 1817, los generales Lacy y Milans del Bosch, ambos en la región militar de Cataluña, el primero en Barcelona y el segundo en Gerona, protagonizaron un alzamiento para pedir la restitución del orden constitucional.

Castaños, como máximo responsable militar de la región tuvo que sofocar dicho alzamiento.

En 1820 tras el pronunciamiento de Riego dimitió de su cargo y delegó el mando al general Villacampa. Se trasladó a Guadalajara y posteriormente a Madrid, donde siguió desempeñando su cargo de consejero de Estado.

Al llegar a España el Ejército de Angulema (más conocido como los Cien Mil Hijos de San Luis, al cuál dedicó un libro Benito Pérez Galdós en los Episodios Nacionales) para defender el régimen absolutista que había impuesto el rey Fernando VII,  Castaños, acompañó al Rey a Andalucía, pero  durante el trayecto Castaños empeoró de su enfermedad, teniendo que parar en Bailén (de nuevo Bailén donde consiguió su gran victoria) en la que permaneció varios meses hasta su regreso a Madrid.

En 1829 le nombró caballero de la Orden del Toisón de Oro y en 1832 le nombró capitán general de Castilla la Nueva

Poco después fue nombrado presidente del Consejo de Estado, concediéndole el 12 de julio de 1833 el título nobiliario de duque de Bailén, con Grandeza de España.

En 1843 fue nombrado comandante del Real Cuerpo de Guardias Alabarderos. Cesó en dicho cargo y asumió el de tutor de la princesa Isabel (más tarde sería Isabel II). Cuando Isabel II llegó a la mayoría de edad, regresó al mando del Cuerpo de Alabarderos, del que dimitió al poco tiempo.

Falleció a la edad de noventa y cuatro años, diez días después que su amigo el duque de Wellington.

A su funeral acudió Isabel II quien acompañó al cadáver desde la Real Colegiata de San Isidro (Calle Toledo, Madrid) hasta Nuestra Señora de Atocha, donde fue enterrado.

CUADRO DEL GENERAL LOS CASTAÑOS MUSEO DEL PRADO

BUSTO DE GENERAL LOS CASTAÑOS

 

ADENDA 

Estuvo en el Panteón de Hombres Ilustres de Madrid hasta el 1963, año en el que se trasladaron sus restos mortales hasta el mausoleo de la Iglesia Parroquial de la Encarnación en Bailén.

La Gran Cruz de San Fernando ganada en Bailén, se colocó en la Academia de Ingenieros de Guadalajara junto al cuadro de Esquivel.